691 765 500
Seleccionar página

El bombillo es la parte esencial de la cerradura con sistema antibumping y en la que vamos a detenernos un poco más, para añadir algunos aspectos técnicos a la explicación. Las cerraduras de este estilo, a nivel general, lo que llevan incorporado es una protección contra el ganzuado (otra manera de hacer bumping), embrague antipánico doble que permite abrir aún con la llave dentro y los certificados europeos correspondientes.

 

Pero estas son las cerraduras antibumping más básicas. Ya que las más sofisticadas presentan además la posibilidad de contar con un sistema de llaves incopiables y con un control de copia electrónica.

 

Todas ellas cuentan con refuerzos de acero para que el bombillo no pueda ser partido y sistemas antiextracción del rotor. En definitiva, los último avances en el sector para que la cerradura antibumping cumpla con su cometido ante los ataques externos. Y todas ellas son instaladas por los profesionales de Cerrajería Soler.

 

Estos cilindros antibumping cumplen una función que permite al usuario estar más tranquilo ante ausencias prolongadas de su domicilio. Por ejemplo, para poder disfrutar de unas vacaciones más cómodas y despreocupadas, con la tranquilidad de que nadie podrá entrar en su hogar, al menos, por la puerta. En Cerrajería Soler trabajamos para que tenga toda la comodidad y tranquilidad posible en su día a día.

 

Por eso, si ha tenido algún problema en su casa por culpa del bumping, o simplemente quiere prevenirlo, le aconsejamos hacerse ya mismo con una cerradura antibumping. Y como ya hemos reseñado más arriba, ante cualquier duda, puede ponerse en contacto con nosotros, estaremos encantados de atenderle. Somos la mejor empresa del sector y queremos seguir demostrándolo con un servicio de atención al cliente personalizado.